Contiki: El sistema operativo Open Source que gobierna el Internet de las cosas

Publicado el 9 de junio, 2014

ContikiPuede conectar casi cualquier cosa a una red de computadora: luces, termostatos, cafeteras. Incluso tejones. Sí, tejones.

Los tejones pasan mucho tiempo bajo tierra, lo que hace difícil para los biólogos y zoólogos para rastrear su paradero y sus actividades. El GPS, por ejemplo, no funciona bien bajo tierra o en áreas cerradas. Pero hace unos cinco años, investigadores de la Universidad de Oxford Andrew Markham y Niki Trigoni resolvieron ese problema con la invención de un sistema de seguimiento inalámbrico que puede funcionar en las profundidades. Su sistema es inteligente, pero no lo hicieron solos. Al igual que muchos otros científicos, lo hicieron a través del open source para evitar tener que reconstruir los componentes fundamentales de la nada. Es así que usaron un bloque de construcción de un sistema operativo de open source llamado Contiki.

“Contiki fue realmente una ayuda, ya que nos permitió crear rápida y fácilmente prototipos y cambiarlos entre diferentes plataformas de hardware”, dice Markham, ahora un profesor asociado en la Universidad de Oxford.

Contiki casi no es tan bien conocido como Windows o el OSX o incluso Linux, pero desde hace más de una década, ha sido el sistema operativo de apoyo para los hackers, académicos y empresas que construyen dispositivos conectados a la red, como sensores, rastreadores y los sistemas de automatización basados ​​en la web. A los desarrolladores les encanta porque es ligero, es gratis, y es maduro. Proporciona un soporte para los desarrolladores y empresarios ansiosos por traernos todos los aparatos conectados a Internet, todas las cosas que promete el Internet, sin tener que desarrollar el sistema operativo subyacente que los artefactos necesitan.

Las características de Contiki

Quizás lo más grande que Contiki tiene a su favor es que es pequeña. Realmente pequeña. Mientras que Linux requiere de un megabyte de RAM, Contiki necesita sólo unos pocos kilobytes para correr. Su inventor, Adam Dunkels, ha sabido adaptarlo a un sistema operativo completo, que incluye una interfaz gráfica de usuario, software de red, y un navegador web en menos de 30 kilobytes de espacio. Eso hace que sea mucho más fácil de ejecutar un chip pequeño y de baja potencia. Es exactamente el tipo de cosas que se utiliza para los dispositivos conectados pero también ha sido llevado a muchos sistemas antiguos, como el Apple II y Commodore 64.

Contiki pronto se enfrentará a la competencia de la talla de Microsoft, que recientemente anunció Windows para el Internet de las cosas. Pero aunque el nuevo sistema operativo de Microsoft sea gratuito para los dispositivos de menos de 9 pulgadas de tamaño, no va a ser open source. Y Contiki tiene una ventaja inicial de 11 años.

Lea el artículo completo en Wired.com»

Fuente: Wired.com