El lado oscuro de Facebook; donde la gente miente, roba y hace millones

Publicado el 17 de junio, 2014

hackers nuevo

Jason Fyk es un millonario de 40 años que ha construido su fortuna casi en su totalidad gracias a  Facebook. ¿Qué hace? Fyk posee cerca de 40 páginas de Facebook y controla más de 28 millones de “me gusta” en total, pero en el proceso, tuvo que librar varias batallas contra un grupo de adolescentes que se especializan en vandalizar sitios web con ataques DDoS y secuestrar páginas de Facebook.

De esa manera, Jason Fyk es parte de la guerra cibernética que se desarrolla detrás de las páginas de Facebook.

El caso de Fyk

jason

Jason Fyk con su Ferrari

Fyk hace algunos años se encontraba en la bancarrota, fue a parar a la cárcel, y la depresión por hacer dinero para mantener a su esposa e hijo casi lo llevó al suicidio. No podía trabajar en Mc Donalds porque ya tenía grandes cuentas que pagar.

“El único recurso que tenía eran las redes sociales, y era gratis”, dijo.

Facebook en 2007 había lanzado páginas para las empresas, pero eran lentas en despegar, y hasta el año 2011, nadie estaba muy seguro de su valor. Fyk vio en ello una oportunidad y decidió desarrollar el sitio web WTF Magazine y se dio cuenta de que incluso páginas que eran totalmente ajenas a su sitio web podrían serle útiles también.

Fyk se propuso construir y mantener el mayor número de páginas de todas las variedades como le fuera posible.

Fyk ahora posee cerca de 40 páginas de Facebook y controla más de 28 millones de “me gusta” en total. Las páginas llegan a 260 millones de personas en Facebook y la lista de “distribución” envía a su web WTFmagazine.com decenas de millones de pageviews al mes. Esto le genera varios millones al año en ingresos por publicidad, que los empareja con otros negocios, tales como consultoría de medios sociales. Emplea a 16 personas y cuenta con un escritor fantasma que trabaja en un libro de memorias, además maneja un Ferrari.

Quién regula la guerra cibernética en Facebook

Fyk nos describe un mundo donde las páginas de Facebook y sus fans asociados se compran y venden como bienes raices y las alianzas o negociaciones con otras páginas para distribuir contenidos de forma más amplia y conseguir más fans. Todo es parte de una elaborada red de negocios. Inclusive hay sitios de subastas donde uno puede ofrecer su página a la venta. Si bien esto va completamente en contra las políticas de Facebook, es muy difícil de detectar y sancionar, de manera que esto hasta la fecha sucede con regularidad.

Lea el artículo completo en Businessinsider.com»

Fuente: Businessinsider.com