Las consecuencias de los negocios “on demand”

Publicado el 19 de noviembre, 2015

airbnb final

¿Alguna vez te has puesto a pensar si la “Gig economy”, interpretada como la economía basada en el empleo esporádico, está basada en la leatad o la falta de ella? Para los negocios es posible hacer mucho dinero mientras sean ágiles”, “flexibles” y “on – demand” o funcionando de acuerdo a la demanda del cliente, sin embargo, la realidad muestra que muchos de ellos dejan de lado la responsabilidad al brindar sus servicios. He aquí el caso de Airbnb.

La controversia de Airbnb

Un post en Medium trajo esta dolorosa situación a la luz. “Vivir y Morir en Airbnb”, tituló el escritor Zak Stone quien se refería dolorosamente y francamente al extraño accidente que mató a su padre en una propiedad de Airbnb.

Aunque Stone y su familia finalmente optaron por no iniciar acciones legales contra la empresa (en lugar de ello se optó por una acuerdo a través del pago de la póliza de seguro de los anfitriones), Zak trae un montón de puntos válidos en relación con los intentos de Airbnb para desentenderse de la propia responsabilidad en situaciones de fraude, seguridad y otras actividades de riesgo.

Otras muertes por negligencia

Pero Airbnb no es el único actor en estas conductas. No es la única empresa que tiene una experiencia de primera mano relacionada con muerte. Un caso particularmente notable involucró a otra grande empresa en el mundo on-demand, Uber – la empresa que tiene un acuerdo extrajudicial en una demanda por daño que implica la muerte injusta de una niña de seis años de edad, que estaba cruzando la calle con su hermano en San Francisco. Los detalles del acuerdo, así como cualquiera de los términos del acuerdo entre la familia de la niña y Uber, son confidenciales.

Y así se dan más muertes por negligencia: asaltos, violaciones y robos. La lista de los accidentes y delitos encontrados relacionados a este tipo de negocios “on demand” son relativamente fáciles de hallar en Google.

Impacto de la Gig Economy en el mercado laboral

Además de la escasa o nula responsabilidad que asumen las empresas “ on demand” con sus usuarios. La realidad muestra que la tendencia de la Gig economy crece de forma imparable en el ámbito global afectando al mercado laboral.

El pionero de esta fenómeno basado en la innovación es Uber, empresa ‘símbolo’ por excelencia de estas nuevas formas de la economía basadas en la información y la conexión ubicua. Aunque hay muchas más que se han sumado a la corriente de lo que se llama con diversos nombres: ‘Sharing Economy’, ‘Economía del compartir’, Economía ‘On-demand’, o el nombre que va adquiriendo más y más resonancia: Economía ‘Gig’. Junto a Uber, empresas como Airbnb, Lyft, Elance, Love Home Swap y el servicio Amazon Flex han creado nuevos tipos de servicios y también han tenido un crecimiento muy rápido en un ámbito muy global. Todos ellos, aunque dedican a diferentes actividades y servicios, se relacionan con sus clientes y usuarios mediante conexión ubicua basada en Apps o aplicaciones móviles para teléfonos inteligentes (smartphones) o dispositivos móviles y también desde ordenadores conectados a Internet. En todos los casos el factor esencial es el grado de conectividad y la información que proporciona a través del Cloud Computing, o la Nube.

Servicios como Uber ha llegado a prohibirse en diversas ciudades del mundo a raíz del cuestionamiento de cientos de trabajadores del volante que lo consideran ilegal,  y lo mismo ocurre con Airbnb con respecto al sector de hostelería y alojamiento tradicional.

En ese sentido se ha puesto en la mesa de discusión si las citadas empresas forman parte, o son ejemplo de una transformación a gran escala de la economía que conocíamos impulsada por los cambios combinados de la digitalización y la ‘economía basada en la red’. El efecto que está provocando la ‘Gig Economy’ en el mercado laboral ha llamado la atención de autoridades políticas, Hillary Clinton, candidata a la presidencia de EEUU, quien afirmó que “la llamada economía ‘Gig’, o ‘On-demand’ como también se la llama, está creando emocionantes oportunidades y puede desatar la innovación”, pero también plantea preguntas difíciles sobre la protección del puesto de trabajo y sobre cómo se verá lo que es un buen trabajo en el futuro”.

De esa manera se ha generado debate en el campo político económico donde esas empresas de empleo esporádico operan.

La palabra ‘Gig’ proviene de la época del jazz a inicios del siglo XX, para denominar una colaboración musical esporádica, así se atribuye el término al empleo esporádico.

Lea el artículo completo en Thenextweb.com»

Vía: Thenextweb.com